Reivindicaciones FEAFES-ANDALUCIA 2018


INFANCIA Y ADOLESCENCIA

Este año el Lema del Día Mundial de la Salud Mental 'Educación inclusiva, salud mental positiva' con el que se pretende llegar a la población más joven y hacer hincapié en que una educación que apueste por los valores, que trabaje la diversidad y la inclusión y que tenga en cuenta los retos de una sociedad que cambia a una velocidad de vértigo, redundará en una salud mental más positiva de las generaciones futuras. El objetivo del mismo es reivindicar una educación que apueste por los valores, que trabaje la diversidad y la inclusión y que tenga en cuenta los retos de una sociedad que cambia a una velocidad de vértigo, para que se consiga una salud mental más positiva de las generaciones futuras. Todas las personas podemos sufrir a lo largo de nuestra vida algún tipo de trastorno mental y que el 75% de los problemas de salud mental en adultos comienzan antes de los 18 años; en este contexto de cifras tan elevadas, el sector educativo debe estar Involucrado en la prevención y atención temprana, enfrentándose a una de las principales dificultades de los problemas de salud mental: su carácter invisible. La gravedad de este problema de salud en edades tan tempranas pone de manifiesto la urgente necesidad de que la salud mental de los jóvenes esté en la agenda política. con el fin de revertir la advertencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que Incide en que los trastornos mentales serán la primera causa de discapacidad en 2030. Por lo tanto, este año debemos priorizar la visibilidad de este problema: Solicitando a los grupos parlamentarios una apueste clara y decidida por dedicar recursos al desarrollo de herramientas tanto en el sistema educativo, como el sanitario y social que ayude a prevenir y abordar los problemas de salud mental en la infancia y la adolescencia. Y, en primer lugar, como URGENTE Y PRIORITARIO, en materia de atención a la infancia y adolescencia como ya lo solicitó en 2016 el Defensor del Pueblo Andaluz, zonas de hospitalización diferenciadas por tramos de edad (Infancia y adolescencia) conforme a las previsiones establecidas en el Programa de Atención a la Salud Mental de la Infancia y la Adolescencia (PASMIA), tanto en el área de pediatría para los menores de 14 años, como en área aneja, aunque separada de la unidad de hospitalización de adultos, para los comprendidos entre los 15 y 17 años. Creación y dotación de recursos para la realización de programas de prevención y promoción de la salud mental destinados de forma específica para menores convivientes con personas con problemas de salud mental y jóvenes afectados por posibles problemas de salud mental. POBLACIÓN ADULTA: Los problemas de salud mental grave suponen más de 1 % de la población, En Andalucía se estima que 677.932 personas padecen algún problema de salud mental, de los cuales 79.757 tendrían la consideración de graves (2006).1 Y pese a ello, somos los Invisibles de todos los sistemas, las personas que sufren más discriminación siendo uno de los colectivos más vulnerables y todo ello tiene su base en el ESTIGMA, el desprecio que parte de la sociedad tiene hacia este colectivo. Así en estos más 25 años de existencia nos hemos dado cuenta de que tenemos que cambiar, dar pasos adelante, garantizar la atención continua en el domicilio, con calidad y humanidad, mejorar la coordinación entre los sistemas que garanticen la eliminación de puertas giratorias que deterioran a las personas hasta la extenuación. El cambio tiene que llegar y tiene que venir de la mano de las siguientes cuestiones: ATENCIÓN PÚBLICA, COMUNITARIA E INTEGRAL


• Creación en todas y cada una de las provincias y áreas de salud mental de Equipos de Tratamiento Asertivo Comunitario como instrumento eficiente y eficaz para casos complejos y como paradigma del modelo de atención comunitaria en salud mental. Instando la reactivación de la previsión de dichos equipos en la normativa reguladora de las prestaciones y servicios de salud mental que ha quedado paralizado con la no tramitación del Proyecto de Ley de sostenibilidad del Sistema Sanitario de Andalucía en la que estaba prevista una enmienda en este sentido.


• Eliminar las diferencias interprovinciales en plazas sanitarias y sociales y garantizar el cumplimiento de las ratios de personal y de plazas de recursos y servicios por habitante. Se adjunta Informe complementario.


• Reforma de la resolución 261/2002 de 26 de diciembre del Servido Andaluz de Salud. Consejería de Salud sobre atención urgente, ingresos y traslados con la participación de servidos sociales. Que participen todas las instituciones implicadas (Fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, urgencias, salud mental, servicios sociales, FAISEM y movimiento asociativo) Que sea de atención inmediata y garantizando los derechos fundamentales de las personas afectadas por un problema de salud mental en una situación de urgencia


• Salud Mental y Adicciones. Encontramos un grave problema de aplicación el protocolo de actuación conjunta entre Unidades de Salud Mental Comunitaria y Centros de tratamiento ambulatorio de drogodependencias que provoca que los casos más graves queden sin atender por la Interpretación contradictoria de los profesionales de diagnósticos y tratamientos. Es necesario garantizar una atención integral, comunicación continua de ambos sistemas y la garantía de que ambos realizan el seguimiento de la persona se encuentre en un centro de adicciones o en un recurso de salud mental. Impulsar la creación espacios formales y sistemas de coordinación efectiva. Adopción de una estrategia clara para garantizar la coordinación efectiva entre servicios sociales y sanitarios, sin merma de los derechos reconocidos en ambos Sistemas y sin degradar sus dispositivos. Promover espacios de coordinación entre atención primaria y UGSM, infanto-juvenil, problemas de adicción, personas sin hogar, servicios sociales comunitarios. FAISEM y movimiento asociativo.


• Atención especializada y formación de profesionales ( especialmente salud mental y FAISEM) en materia de problemas de salud mental por Trastorno limite de la personalidad, infancia y adolescencia. adicción a tóxicos y personas sin hogar. Así como en materia de prevención y atención a mujeres afectadas por problemas de salud mental víctimas de violencia.